miércoles, 21 de diciembre de 2011

No son solo plastico, o porcelana, o ceramica, etc.




No es la hora de correr cuando ves ojos de muñeca girar dentro de sus plásticas cuencas. No es hora de correr.
Asustarse, menos.
Es hora de apiadarse. ¿Que almas torturadas fueron encerradas sin el consentimiento de estas?
¿Que miran, con esperanza de ser devueltas al pueblo donde se ensuciaban las rodillas de barro?
Si corres, es para ayudar. Si te asustas, es de vos mismo por correr cruelmente, lejos, olvidandote de los cuantos necesitan ayuda ahí adentro.
En unos ojos moviendose en sus respectivas cuencas plásticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas

"poemas" (1) Exsemento (1) Inco (1) Musicas (2) pinctures (1) poemas (30) prosa (5) quizapoemas (2) Song (1)

Lectores

Describir lo indescriptible. Larga historia de soñadores.

Páginas vistas en total